Páginas

lunes, 16 de marzo de 2015

POEMA: A un Compañero ya Fallecido

Me encuentro sumido en la tristeza
estoy quedándome vacío sin coetáneos
para recordar las batallas de juventud.
Ayer se marchó un amigo de proezas
Antonio con su singularidad de parco
apenas expresaba su silenciosa voz.
Cuando un amigo se marcha el corazón
te deja marcado un recuerdo indeleble.
Generoso, correspondiente y trabajador
Impertérrito soltero no conoció a mujer
que lo enamorara con palabras de amor.
Fuiste pastor de ovejas y también cabrero
trabajo de sacrificio, de calores y fríos
no gozaste de descanso ni un día entero
el lucero del alba testigo de madrugadas
de calurosos estíos y heladas en enero
con tus diarios y machacones ordeños.
Tu dormitorio bajo la copa de un chaparro
arropado por el silesio de la clara luna
en las oscuras noches del estío veraniego.
Tu calzado unos peales liados en tus pies
una tosca abarca preparada para rozaduras
que tú padeciste ovejero, hombre de bien
te mereciste el cielo y cómo no la luna.

.....................................................................................
Manuel Suárez Madrigal

No hay comentarios:

Publicar un comentario